viernes, septiembre 04, 2015

STORIUM, UN REPASO BREVE

Hoy vamos a hablar un poco de otro proyecto del que me hice mecenas el año pasado (últimamente parece que toda mi relación con el mundillo freeky se basa en mi afición por Kickstarter...). Esta vez se trata de Storium, una plataforma online para jugar a rol, en cierto modo, de manera narrativa.
Son varias las razones que hacen que Storium resultara interesante cuando se lanzó la campaña. Por un lado el sistema era sencillo y atractivo, y partía de algunos elementos ya existentes, como es el uso de cartas o el jugar por foro, pero lo llevaba a su propio terreno y lo adaptaba a un formato propio que hace que sea más llamativo que el meterse en foros a jugar. Por otro lado los desarrolladores habían sido extremadamente inteligentes y habían enrolado en el proyecto a una enorme cantidad de escritores muy interesantes que se habían apuntado a crear mundos de juego o adaptar las ambientaciones de sus propios libros al sistema de juego.



El modelo de negocio era sencillo. Tienes una suscripción anual que te permite utilizar las herramientas desarrolladas en la plataforma para crear tus propios mundos, usando plantillas genéricas ya desarrolladas. O puedes comprar el acceso a alguno de los mundos ya pregenerados por los autores de la plataforma, por unos pocos dólares cada mundo. Eso una vez dé comienzo la fase pública del mismo. Cuando llegue el momento y abra las puertas al público lo hará con más de 60 mundos ya disponibles, y la posibilidad de crear más mundos de nuevos autores que no estaban implicados inicialmente. Y la lista de los que ya lo están es impresionante. En serio. Pegarle un ojo...


¿POR DÓNDE EMPEZAMOS?
El primer paso es crear tu mundo de Juego.  De momento puedes elegir entre 9 escenarios genéricos, que ya vienen con todo lo necesario para comenzar a jugar nada más empezar. Puedes usarlos tal cual, o ir modificando y personalizando sus elementos a tu gusto... O comenzar de cero e ir creando todos esos elementos. Dichos elementos son en realidad cartas con algo de texto y una imagen asociada, y se dividen en dos grupos principales, Cartas de Narrador y Cartas de Jugador. Empecemos de momento por las primeras.

Hay tres tipos básicos de Cartas de Narrador:
  • Localizaciones: Los escenarios más habituales de tus partidas. Por ejemplo, en la imagen anterior se puede ver que una de las cartas es una aeronave. Puedes modificar el título de la nave, el texto descriptivo y la imagen asociada a ella, como en todas las cartas.
  • Personajes: Básicamente, los Personajes no Jugadores que pueblan tu mundo. Puedes hacer fichas para personajes concretos o fichas de personajes genéricos (tipo soldado). A nivel práctico no hay ninguna diferencia.
  • Obstáculos: Estos son los problemas con los que se van a encontrar los personajes. Es un poco cajón desastre para cualquier cosa que pueda sucederles.



Una vez has creado  tus cartas ( o decides quedarte con lo que ya hay por defecto) puedes pasar a modificar las cartas de Jugador. Estas cartas son cartas genéricas a las que los jugadores tendrán acceso a la hora de crear sus personajes. Están divididas en las siguientes categorías:
  • Naturaleza: Lo que define al personaje. Puede ser un trabajo, o una descripción más genérica. Estas cartas tienen dos lados. Una parte descriptiva, acompañada de una imagen que puedes subir, y una parte de sugerencias, donde sugieren que opciones de Fuerzas y Debilidades son más adecuadas para ese tipo personaje.
  • Fuerzas: Es una habilidad o característica que te define, que se te da bien y que sueles poner en práctica.
  • Debilidades: Algún tipo de defecto o rasgo que puede situarte en situaciones comprometidas.
  • Subtramas: ¿Que te motiva, qué te mueve a hacer lo que haces?
  • Activos: Algo que te da cierta ventaja. Pueden ser contactos, o algún tipo de objeto. Algo único que te permite hacer cosas que no estarían a tu alcance de normal.
  • Metas: Cosas concretas que debes lograr realizar durante la historia...



A la hora de crear un personaje un jugador deberá elegir 1 Naturaleza, 2 Fuerzas, 2 Debilidades y de 3 a 5 Subtramas. Además recibe 2 comodines de Fuerza y 2 comodines de Debilidades. Como Narrador puedes modificar las cartas ya existentes, dejarlas como están o agregar cartas nuevas. Los jugadores podrán elegir de entre las que dejes disponibles, pero también podrán crear sus propias cartas para poder personalizar aún más su personaje. Tanto los activos como las metas son cartas que tu puedes entregarles a ellos durante el curso de la partida


¿Y CÓMO FUNCIONA?
A partir de aquí la cosa ya es muy sencilla.


El Narrador creará una escena. Para ello primero elegirá una Carta de Localización, y escribirá una narración contando lo que está ocurriendo. Es en ese punto donde el Narrador debe plantear la situación en la que se encuentran los personajes y plantear los primeros obstáculos. Para ello eliges una primera carta para añadir a la escena. Puede ser un Personaje, una localización o un obstáculo. Al agregarla estableces el nivel de desafío, así como lo que ocurrirá cuando se solucione dicho desafío. Esto significa que si elegimos un nivel de Desafío 4, los jugadores tendrán que jugar 4 cartas para poder solucionar dicho Desafío.


Veámoslo paso a paso.


El Narrador describe una escena, sienta las bases de la historia y establece que el primer Desafío es de Nivel 4. Termina de escribir y lo publica.


Ahora cada jugador puede continuar la narración, y puede elegir de 1 a 3 cartas para ponerlas en juego y solucionar el Desafío. La carta elegida debe tener sentido dentro de la narración y ser apropiada para ello.Cada jugador puede escribir cuando quiera, e incluso el Narrador puede volver a escribir en algún momento, añadiendo algún Desafió mas o explicando más en profundidad las consecuencias de la narración de los jugadores.


Una vez el desafío se ha cumplido, el sistema muestra el resultado correspondiente. Cada desafío tiene dos posibles resultados, uno Débil y otro Fuerte. Un resultado es Débil cuando la mayoría de cartas usadas han sido Debilidades. Un resultado es Fuerte cuando la mayoría de cartas usadas han sido Fuerzas. ¿Obvio, no? El jugador que haya jugado la última carta usa la información de la carta de Desafío para continuar la Narración, y el Narrador puede continuar a partir de ahí.


Las cartas se van gastando según las usas, pero si consumes todas tus cartas vuelves a recuperarlas. De cualquier modo cada jugador solo puede jugar un máximo de 3 cartas por Escena, y es el Narrador quien decide cuando se concluye una Escena, por lo que debe tenerlo en cuenta a la hora de plantear los Desafíos a los que debe enfrentarse un jugador.


Y así, poco a poco, se va escribiendo una historia colaborativa, dividida en escenas, y con todos implicados en su desarrollo.


Como veis la estructura básica es muy sencilla. Desde que lanzaron la Beta (ahora Gamma) a la que hemos tenido acceso los Mecenas se ha puesto el sistema a prueba de mil maneras, se han desarrollado muchísimas partidas y todo ello ha contribuido a que la plataforma haya ido mejorando. Cosas sencillas como poder ceder el asiento del Narrador a otro jugador, el tener una sala de chat para discutir el desarrollo de la partida y ver un resumen de los elementos de la misma, o el poder editar tus textos una vez compartidos han ido sumándose a las opciones disponibles, con muchas más novedades de camino. Varias de esas herramientas no estarán disponibles hasta que se abra al público, como ilustraciones preparadas de antemano, o secciones de información adicional para los jugadores.


¿PARA CUANDO?
Los Mecenas ya tenemos acceso a la plataforma desde que acabó la campaña, y podemos invitar a otra gente a participar como jugadores sin mucho problema. Yo he tenido ocasión de probar un poco el sistema y lo encontré tremendamente sencillo. Lo único que necesitas es la voluntad de obligarse a escribir y continuar regularmente con la partida. Ese es mi eterno problema con las partidas por foro o similares, que cuando la vida se cruza por medio es una de las primeras cosas en caer. Tengo un amigo que ha llegado a usarlo con sus alumnos, para forzarlos a escribir en ingles, con muy buenos resultados. Obviamente no ha sido el primero en pensar en algo así, pues uno de los objetivos extras de la campaña de Kickstarter era desarrollar una versión pensada especialmente para colegios que ya están desarrollando y que incluso han llegado a poner en práctica en algunos institutos americanos.


Os recomiendo que no lo perdáis de vista. Esto promete.



Publicar un comentario