viernes, septiembre 11, 2015

UNA BIBLIOTECA EN JUEGO

Es algo inevitable que a pesar de no estar participando ya en la organización de actividades relacionadas con el mundo del rol me sigan viniendo ideas de tanto en tanto de iniciativas que me gustaría montar relacionadas con el tema... o en su defecto iniciativas que seria interesante que alguien montara.


Una de esas ideas me ronda por la cabeza desde hace ya tiempo, y de vez en cuando vuelve a asomarse, a ver si la hago algo de caso... Pero es una de esas ideas que requeriría de una dedicación de tiempo y recursos importantes, y a estas alturas debo reconocer mis limitaciones y aprender a tratar de centrar lo más posible mis recursos... con lo que a lo más que voy a llegar es a apuntar por aquí esas ideas, por si alguien las ve de utilidad, o para confirmar que son una locura inviable.


Creo que hay varios antecedentes para la idea que nos ocupa hoy.Un poco de paciencia, mientras divago un poco...


Hace unos 5 años tuve un extraño sueño en el que visitaba lo que parecía ser una escuela/museo de los juegos de rol. Y aunque era una flipada importante, es una imagen que consideraba muy interesante. Un pequeño santuario donde se pudieran organizar partidas de rol, donde pudiéramos encontrar copias de todo juego de rol publicado y de material relacionado, como dados y miniaturas. Era bonito.


Ahora, hace cosa de un año, puede que un poco mas, se inauguró oficialmente la nueva biblioteca de Quart de Poblet. Es grande, espaciosa, muy moderna, con varios pisos, zonas de estudio y zona de actividades para niños, entre otras cosas. He oído cosas tanto buenas como malas, y no me veo en posición de poder juzgar su calidad pues ya no soy un usuario. Lo fui, de manera asidua y antisocial, pasando muchísimas tardes encerrado entre sus estanterías, sentado en sus sillones leyendo ávidamente todo lo que podía. Hasta los 12 o 13 años fue el único edificio público que conocía cuyo umbral me atrevía a atravesar. No soy usuario de la nueva, no, pero si mi yo de entonces hubiera tenido la ocasión, hubiera flipado con el espacio.


Por último, durante los muchos años en los que forme parte de la asociación de rol Mundo Caótico logramos crear una ludoteca en la asociación, y más tarde en la Casa de Juventud, realmente impresionante. Había varios juegos de mesa, básicamente juegos extranjeros de estrategia sesuda de Avalon Hill, muchísimo material de Games Workshop (Blood Bowl, Epic, Warhammer varios...) y una cantidad verdaderamente respetable de juegos de rol. Prácticamente todo lo publicado por Joc International y Zinco, juegos de editoriales pequeñas que se especializaban en una única línea de juego, juegos independientes, el primer volumen de la revista Líder en su práctica totalidad... Éramos chavales sin recursos que gracias al presupuesto de la asociación, en gran medida basado en subvenciones del ayuntamiento, había logrado ir ampliando poco a poco, año a año, una ludoteca que nos permitía conocer, jugar y dirigir multitud de juegos de rol diferentes que jamás podríamos haber adquirido por nuestra propia cuenta.


Eran otros tiempos. Los ahora omnipresentes eurogames apenas eran un rumor, Magic aún no existía, y el principal vicio de los jugones de la época era el rol. Y comprar juegos de rol para la biblioteca era lo lógico. Se montaban partidas entre los socios, pero de vez en cuando aprovechábamos para hacer demostraciones, bien en nuestro local, en los institutos o en la biblioteca...


Diablos. Estos últimos párrafos me han hecho sentir viejo...


Con el tiempo, esa ludoteca se fue abandonando, evolucionando a una más centrada en los juegos de mesa, más rápidos, sencillos y accesibles. En las primeras RolEnQuart aún llegamos a llevar los libros de rol como parte de la ludoteca disponible para que los asistentes se montaran unas partidas improvisadas allí sin tener que llevarse sus propios libros. Tras un par de años, y varias desapariciones notables de pequeñas joyas de la ludoteca, esa práctica se descartó, y los libros volvieron a su lugar en las estanterías de manera permanente...


No sé si veréis hacia donde voy...


No sé con total seguridad donde están ahora esos libros. La última vez que pase por la Casa de Juventud donde se guardaban seguían allí, en sus estanterías. Y si siguen estando allí, no estaran recibiendo mucho uso. A veces pienso en indagar un poco, localizar aquellos libros de rol y tratar de gestionar de algún modo que sean trasladados a la Biblioteca Pública de Quart. Que se cree una sección de juegos donde nuevos lectores puedan descubrir esos libros y darles un nuevo aliento de vida, jugarlos de nuevo. Pero la idea no se detiene en ese punto... Porque teniendo ese rincón como punto de inicio, el siguiente paso es llamar la atención sobre ello.


Desde que se inauguró, han sido varias los anuncios que he visto de actividades que se iban a hacer en la biblioteca, tales como representaciones teatrales para los más pequeños, o sesiones de cuenta-cuentos. O una actividad que yo mismo coordine como parte del proyecto de La Princesa Prometida, un taller para familiares sobre cómo contar un cuento lo mejor posible. Existe tanto el ánimo como la posibilidad de darle usos diferentes al espacio de la biblioteca. Y esa es otra de las cosas que han ido dando forma  a esa idea que me ronda por la cabeza...


El primer paso sería lograr crear la sección de juegos en la Biblioteca.


El segundo paso sería llamar la atención sobre ello. Mi idea inicial es realizar de manera regular partidas de rol abiertas a cualquier interesado. Se podrían buscar voluntarios que estuvieran dispuestos a montar una partida de rol un sábado por la mañana, por ejemplo. Si se lograran entre 8 y 12 voluntarios ya se podrían tener 3 meses de partidas garantizadas sin que nadie tuviera que comprometerse más que una mañana puntual. Es algo que quizás inicialmente costará comunicar y explicar, pero que con el tiempo podría ser una forma de entrar en el hobby para los más jóvenes de una manera mucho más accesible que las jornadas de rol de toda la vida.


Por supuesto mis desvaríos no acaban ahí. Sigo pensando en la posibilidad de hacer lo mismo en otros municipios, o de tratar de lograr el apoyo de alguna entidad que nos permitiera aumentar la sección de ludoteca con títulos más recientes, o pagar a los Narradores por su trabajo como dinamizadores/animadores durante la sesión de juego. O editar libretos/revistas con un juego de iniciación que los participantes podrían llevarse a casa para dirigir la partida a sus hermanos/padres/tios... Uno de mis primeros intentos de dirigir una partida (no el primero, no se si para bien o para mal) fue a mi padre y a mi hermana... Claro que el objetivo era lograr que entendiera de qué iba el tema y viera lo importante que era que me diera pasta para adquirir mis propios libros de rol...


Y el caso es que hay opciones.. se me ocurren un par de posibles maneras de lograr presupuesto para algo así...


Lo que no se me ocurre son maneras de conseguir tiempo para poder hacer algo así...

Publicar un comentario en la entrada